Relaciones Destructivas

Dentro de una relación es difícil lograr reconocer cuando las cosas que se están realizando son un gesto de amor y cuando son una acción de destrucción o violencia; ya que la mayoría de las personas asocian una relación destructiva a golpes o insultos por parte de su par; mientras que, una relación destructiva va mucho más allá de eso.

Es de suma importancia que conozcas los síntomas que son predominantes en una relación destructiva, para que puedas poner en marcha tus derechos. Algunas características o síntomas son los siguientes:

  1. Una o ambas partes consideran que tienen el derecho de controlar la vida de la otra persona.
  2. Una de las dos personas debe renunciar a sus amistades, actividades e incluso a sus familiares o a su trabajo para complacer a la otra persona.
  3. Cuando una de las personas no hace lo que la otra quiere, ésta se llena de ira y tiende a “castigarla” con su silencio o su indiferencia.
  4. Una de las partes tiende a minimizar los logros de su pareja y hay desmotivación por medio de comentarios de juicio, devaluación o crítica.
  5. La pareja dentro de la relación tiene reacciones de agresividad, tiene cambios bruscos en su temperamento, de repente puede ser muy “dulce” o amable y cambiar súbitamente para ser violento e intolerante. Esta situación hace que la parte agredida mantenga la esperanza de que las cosas cambien ya que la pareja le promete un cambio y lo cumple por un tiempo.
  6. Una de las partes es sumamente celosa y controladora, le dice cómo elegir a sus amistades, su forma de vestir, de hablar y actuar, le pide que le comente en donde se encuentra, con quienes sale y generalmente menciona que es por preocupación y por amor.
  7. La persona menos agresiva puede vivir con miedo constante, sentirse inadecuada o como si su pareja “le hiciera el favor” de estar con ella, se sienten menos importantes que la otra persona, tiene un miedo constante de ya no encontrar a nadie más en su camino.
  8. En casos extremos puede haber violencia verbal, psicológica o física.

El componente principal en la relación destructiva es la violencia, ésta puede ser por medio de una acción o una omisión, la agresividad no solo se refiere a aspectos físicos existen formas sutiles de demostrar la misma, algunos tipos de agresiones son los siguientes:

  • Violencia Física.- ésta puede manifestarse de forma "sutil" con apretones, caricias bruscas con mala intención, zapes o cachetadas que se dan "jugando", pellizcos, etc. o pueden ser sin sutileza como empujones, forcejeo, patadas, golpes brutales.
  • Violencia Psicoemocional.- Toda acción u omisión encaminada a desvalorizar, intimidar o controlar acciones, comportamientos y decisiones. Se manifiesta con prohibiciones, condiciones, intimidaciones, insultos, amenazas, celos, indiferencia, descuido, chantaje, humillaciones, comparaciones destructivas, abandono o actitudes devaluatorias.
  • Violencia Económica.- Acciones u omisiones que afectan la economía de la persona, a través de limitaciones, restricciones y/o negación injustificada, control del ingreso del dinero, atención constante de los gastos que realizas.
  • Violencia Sexual.- Toda acción u omisión que amenaza, pone en riesgo o lesiona la libertad, seguridad, integridad y desarrollo psicosexual de la persona, como hostigamiento, prácticas sexuales no voluntarias, acoso, chantaje sexual, sentimientos de devaluación por percepción corporal y violación.

Casi siempre se presenta una combinación de factores o si va iniciando generalmente se presenta con uno de éstos, que poco a poco va incrementándose con los demás.

Ten en cuenta en cada momento estos tipos de síntomas y acciones, ya que éstas son las que te guiarán a un camino seguro. Si tienes dudas y requieres mayor información acerca de este tema, contáctanos, en Hominum contamos con profesionales que te asesoraran en situaciones difíciles ayudando a mejorar tu salud emocional.

 

Verónica Xanat Corte Sánchez
Psicoterapeuta de Hominum México