Los Reflejos Innatos Después del Nacimiento

Entre el nacimiento y los 6 años de vida del niño, se producen importantes transformaciones en el ámbito físico y psicomotor, así como la adquisición de la representación del propio cuerpo y de su esquema corporal.

La psicomotricidad la integran aspectos físicos, psicológicos, afectivos, relacionales y sociales. Es importante que los padres de los niños conozcan el carácter global que integra el proceso del desarrollo infantil de sus hijos.

Los primeros meses de vida, el bebé presenta una serie de movimientos característicos, denominados como reflejos innatos o respuestas motrices. Estos reflejos irán desapareciendo a lo largo de los primeros meses de vida como consecuencia de los procesos evolutivos cerebrales y con la madurez del sistema nervioso.

Algunos de los reflejos de mayor relevancia en los recién nacidos son:

  • Reflejo de succión. Se da cuando un objeto se coloca en los labios del bebé.
  • Reflejo de Moro o del abrazo. El bebé abre y cierra los brazos como reacción de susto o como consecuencia de un cambio de estimulación, éste va disminuyendo a partir del sexto mes de vida.
  • Reflejo de agarre. Cuando se ejerce presión en la palma de la mano del bebé, él cierra su mano, éste desaparece alrededor del séptimo mes de vida.
  • Reflejo de enderezamiento y marcha automática. Hay una flexión y extensión de las piernas al apoyar los pies sobre una superficie sólida. Al segundo o tercer mes de vida, el reflejo va desapareciendo.
  • Reflejo de Babinski o reflejo cutáneo-plantar. La excitación de la planta del pie provoca la extensión y la separación de los dedos, este reflejo comienza a desaparecer al inicio de la marcha.
  • Reflejo de hociqueo. Al estimular un objeto en la mejilla del bebé, el bebé girará la cabeza llevando su boca al estímulo de la mejilla.

Todos los reflejos que presenta un bebé en los primeros meses de vida se relacionan a valores de supervivencia y procesos filogenéticos, por lo que éstos se irán adaptando a comportamientos motores posteriores.

Es de importancia que durante los primeros años de vida, el niño desarrolle habilidades visoespaciales, aprenda a conocer y comprender su esquema corporal; se puede realizar a través de ejercicios de estimulación temprana y aspectos relacionados a inteligencia emocional.

Si buscas apoyo en estimulación temprana para tu hijo o has notado que no ha presentado un cambio o disminución de estos reflejos, o no ha detectado el desarrollado de alguno, contacta a Hominum para poder realizarle las valoraciones pertinentes.

 

Verónica Xanat Corte Sánchez
Psicoterapeuta de Hominum México