¿Cómo Actuar con los Hijos Ante una Separación?

Los padres y madres que están en proceso de ruptura, separación o divorcio con la pareja, se preocupan continuamente por sus hijos y en cómo ellos llegarán a tomar la noticia; a consecuencia de esto, muchas relaciones deciden vivir bajo el mismo techo sin establecer una relación más allá que la del de padre o madre. Esta acción de mantenerse juntos podría volverse insoportable para todos los miembros de la familia, los niños sufren mucho más al ver discusiones diarias y se angustian por no saber cómo actuar ante éstas.

Lo más importante es saber cómo realizar el proceso de separación y debe quedar claro que no debemos de involucrar a nuestros hijos dentro del conflicto de pareja. Para lograr una estabilidad emocional en los hijos durante este proceso; es necesario que los padres conozcan que dentro de la familia se juegan diversos roles; el de pareja, el de padre, el de madre, el de hijo y el de hermano y es de suma relevancia que ante un divorcio el único rol que se debe modificar es el rol de pareja, cuidando que los otros roles mantengan una estabilidad.

Para informar a los hijos de una separación se debe tomar en cuenta la edad de los mismos y nunca hablar mal del par frente a ellos pues ellos tienen su propia imagen de cada miembro de su familia y son un modelo a seguir para ellos.

Es importante que la noticia de la separación sea comunicada por los dos padres, ya que de esta manera los niños se sienten más seguros de que sus padres le tienen la confianza y que la comunicación entre la familia no se va a quebrantar.

Es necesario que los padres y los niños tengan claro que una separación es entre los padres y que los niños seguirán teniendo el apoyo, amor y comunicación de los dos.

¿Cómo decirles a los niños de una separación?

  1. Es primordial llegar a un acuerdo con la pareja sobre cómo será el funcionamiento, con quién vivirán los niños, cada cuánto y en dónde verán los hijos al padre que no vive con ellos, aclarar con la pareja las razones de la separación que se van a compartir con el hijo, tomando en cuenta todas las consecuencias que tendrá la separación.
  2. Comentar en conjunto (la pareja frente a él) con claridad la situación y decisión que se está viviendo, que su papá y su mamá ya no podrán vivir juntos y que se separarán.
  3. Explicarle detalladamente al hijo lo que significa la separación.
  4. Aclararle al hijo cuál de los dos padres se va a ir y; si se puede o hay posibilidad, que el niño conozca y sepa en donde vivirá este miembro de la familia de ahora en adelante.
  5. Explicarle al hijo todas las consecuencias o acciones que se comenzarán a manejar y a partir de cuándo esto ocurrirá. Nunca culpabilizar a algún miembro de la familia por la separación pues los dos son ejemplo a seguir para ellos.
  6. Que el niño tenga claro que la separación no se debe a él o a que haya hecho alguna mala acción o que él tenga “la culpa”.
  7. Que el niño comprenda que los dos padres lo quieren por igual y que siempre van a estar cuando él lo necesite.
  8. Se debe mantener sin cambio la rutina de los hijos o en su caso, respetarla lo más que se pueda, debido a que el cambio por la separación no debe de afectar directamente las actividades o prioridades que el hijo tiene en su vida cotidiana.
  9. Es de mucha ayuda para la estabilidad del niño, que la convivencia con el otro progenitor tenga un horario de visita flexible, no se limiten a días y fechas específicas y si el niño solicita ver a su familiar se le dé la oportunidad de poder hacerlo, pues siempre debe de tenerse en cuenta el derecho del hijo y los roles que cada uno de sus padres representan en su vida.
  10. Los dos padres deben involucrarse en todas las áreas de sus hijos; salud, deporte, académico, social, emocional. Que el niño se dé cuenta que siempre estarán sus padres presentes y que sus actividades son de importancia para los dos.
  11. Se debe luchar por la estabilidad del hijo, no por la competencia de poseerlo más que el otro.
  12. Preguntar al niño que es lo que siente o si tiene alguna duda, permitir que se exprese, dejarlo llorar. Explicar cuantas veces sea posible y no crearle una fantasía al niño de que volverán a reunirse en algún momento.
  13. Asigna un tiempo específico para cada uno de tus hijos.
  14. Buscar que sus hijos se sientan bien con cada uno de sus padres, no se deben usar como mensajeros o como un objeto para enterarse de la vida del ex cónyuge.
  15. No hacer comentarios ofensivos hacia alguno de sus padres, si se va a hablar de la ex pareja frente al niño siempre se debe de hablar de manera favorable hacia su rol como padres.
  16. Mantener disciplina y reglas claras y firmes; distinguir o diferenciar éstas, de acuerdo el lugar donde se encuentren (casa de cuál de sus dos progenitores).

El divorcio no es un abandono, el divorcio es una separación que busca mejorar la calidad de vida de cada miembro de la familia.

Esta es una guía general, cada familia e hijo es diferente; por lo que, si tiene dudas o requiere mayor información u orientación, le invito a contactarnos a través de la página web o directamente a los teléfonos de Hominum.

 

Verónica Xanat Corte Sánchez
Psicoterapeuta de Hominum México